DROGAS Y CELOS AFINES
El consumo de alcohol y drogas tiene una relación próxima con el delirio de celos paranoide. De hecho, aproximadamente el 6% de los alcohólicos o personas que consumen drogas, como anfetaminas o cocaína, desencadena celos paranoicos, según afirmó el jefe clínico del Centro de Salud Mental Trinidad de Valencia, Miguel Ángel Torres, durante su intervención en el XVI curso de Actualización en Psiquiatría, celebrado recientemente en Victoria. El consumo de alcohol y drogas tiene una relación próxima con el delirio de celos paranoide. De hecho, aproximadamente el 6% de los alcohólicos o personas que consumen drogas, como anfetaminas o cocaína, desencadena celos paranoicos, según afirmó el jefe clínico del Centro de Salud Mental Trinidad de Valencia, Miguel Ángel Torres, durante su intervención en el XVI curso de Actualización en Psiquiatría, celebrado recientemente en Victoria. Aunque existen diversas interpretaciones, el experto aseguró que "estas personas tienen delirios, se sienten perseguidos, perjudicados por los demás y creen que la gente les quiere hacer daño". Así, es común que tras un consumo frecuente de alcohol o drogas se generen delirios y situaciones violentas.

Esos delirios de celos paranoides generan suspicacias hacia la pareja, interpretaciones erróneas de los hechos y sospechas de engaños o infidelidades "que en muchos casos desatan situaciones de crisis de tipo agresivo y acaban en violencia de género". Por tanto, "las teorías confirman que esta enfermedad está inducida por el consumo de alcohol y drogas, sin bien la persona pueden tener una tendencia o predisposición que se agrava por estas sustancias", sentenció Torres. Tal y como explicó el especialista, el consumo de alcohol deteriora la potencia sexual y esta circunstancia se suma a las inseguridades de las personas paranoicas. "Si el hombre se siente perseguido, incapacitado o perjudicado en su vida y las relaciones sexuales no funcionan se empiezan a crear sospechas y a pensar que su pareja busca lo que no tiene en otro lado, aumentando así el delirio por celos y acabando en algunos casos en situaciones de violencia hacia su compañera o compañero". Aunque existen diversas interpretaciones, el experto aseguró que "estas personas tienen delirios, se sienten perseguidos, perjudicados por los demás y creen que la gente les quiere hacer daño". Así, es común que tras un consumo frecuente de alcohol o drogas se generen delirios y situaciones violentas.

Esos delirios de celos paranoides generan suspicacias hacia la pareja, interpretaciones erróneas de los hechos y sospechas de engaños o infidelidades "que en muchos casos desatan situaciones de crisis de tipo agresivo y acaban en violencia de género". Por tanto, "las teorías confirman que esta enfermedad está inducida por el consumo de alcohol y drogas, sin bien la persona pueden tener una tendencia o predisposición que se agrava por estas sustancias", sentenció Torres.Tal y como explicó el especialista, el consumo de alcohol deteriora la potencia sexual y esta circunstancia se suma a las inseguridades de las personas paranoicas. "Si el hombre se siente perseguido, incapacitado o perjudicado en su vida y las relaciones sexuales no funcionan se empiezan a crear sospechas y a pensar que su pareja busca lo que no tiene en otro lado, aumentando así el delirio por celos y acabando en algunos casos en situaciones de violencia hacia su compañera o compañero".

http://www.elconfidencial.com/cache/2008/03/11/60_consumo_alcohol




© 2007 PREMEDI-TEST S.A. de C.V. Se concede la licencia de utilización de este sistema web únicamente con fines informativos y para uso personal, para distribución se debe citar la fuente (PREMEDI-TEST S.A. DE C.V.) con vínculo a la página del corporativo www.premeditest.com.mx y este texto de licencia de utilización.